ESTUDIO TRAS ESTUDIO CONFIRMA QUE FOSAMAX AUMENTA EL RIESGO DE FRACTURA DEL FÉMUR | Levin Papantonio Rafferty - Bufete de abogados de lesiones personales

ESTUDIO DESPUÉS DEL ESTUDIO CONFIRMA FOSAMAX AUMENTA EL RIESGO DE FRACTURA DE FEMURO

Estudios epidemiológicos repetidos han confirmado que el uso prolongado de Fosamax (alendronato de sodio) aumenta el riesgo de fracturas espontáneas del fémur (hueso del muslo). En 2005, investigadores del Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas publicaron una serie de casos que identificaba que la terapia con Fosamax produce una supresión severa del recambio óseo que a su vez resulta en fracturas espontáneas, incluso en el fémur (hueso del muslo). (ENLACE A JCEM ODVINA PAPER AQUÍ.) En 2008, investigadores del Hospital de Cirugía Especial de renombre mundial del Weill Medical College de la Universidad de Cornell publicaron un estudio de casos y controles titulado Fracturas del eje femoral de baja energía asociadas con el uso de alendronato.  Este estudio reveló que los pacientes con Fosamax tenían una razón de probabilidades de 139.33 para desarrollar fracturas de fémur no traumáticas en comparación con pacientes en situación similar que no estaban tomando Fosamax; en otras palabras, los pacientes con Fosamax tenían 139 veces más probabilidades de sufrir una fractura espontánea. (ENLACE A J ORTH TRAUMA SURGER NEVIASER PAPEL AQUÍ). El Journal of the American Medical Association, en febrero de 2011, publicó un importante estudio de casos y controles, El uso de bifosfonatos y el riesgo de fracturas de vástago femoral o subtrocantéreas en mujeres mayores, mediante el cual los investigadores confirmaron que "el tratamiento con un bisfosfonato durante más de 5 años se asoció con un mayor riesgo de fracturas subtrocantéreas o de la diáfisis femoral". (ENLACE A JAMA PARK-WYLLIE PAPEL AQUÍ.) Menos de tres meses después, el prestigioso New England Journal of Medicine publicó un análisis nacional basado en la población sueca a través del cual se reveló que los pacientes con Fosamax tenían un aumento del riesgo relativo superior al 3,000% de fracturas atípicas de fémur en comparación con aquellos pacientes que no en Fosamax. (ENLACE A NEJM SCHILCHER ARTÍCULO AQUÍ.) Estos estudios confirman y vuelven a confirmar que el uso prolongado de Fosamax se asocia con un aumento notable del riesgo de fractura espontánea de fémur.

Pleito Fosamax