La relación entre los filtros de VCI y Potencial de la trombosis venosa profunda

La relación entre los filtros de VCI y Potencial de la trombosis venosa profunda

No sería la primera vez que un dispositivo médico terminó causando los mismos problemas que fue diseñado para prevenir. Caso en punto: vena cava inferior (IVC), que ahora están causando trombosis venosa profunda, una condición para la que fueron diseñados para prevenir.

Los pacientes que se han sometido a reemplazos de articulaciones corren el peligro de que los coágulos de sangre suban por la vena principal que transporta sangre desoxigenada desde las extremidades inferiores hasta el corazón. Si un coágulo bloquea el flujo de sangre al corazón o los pulmones, el paciente puede sufrir un derrame cerebral debilitante. El filtro en sí es un dispositivo pequeño, similar a una jaula, que se asemeja a una araña de sótano común. Se inserta en la vena cava inferior para atrapar estos coágulos y evitar que ingresen al corazón o al sistema pulmonar.

Este dispositivo fue diseñado para ser una medida temporal para los pacientes que no pueden tolerar la medicación anticoagulante (como Xarelto) Sin embargo, dos problemas se han vuelto aparentes. En primer lugar, los filtros IVC son propensos a la rotura, lo que permite que pequeñas piezas de metal viajen a través del sistema cardiovascular y se alojen en los tejidos y perforen los órganos internos, con consecuencias potencialmente fatales. En segundo lugar, los dispositivos son muy difíciles de eliminar. Un médico, el Dr. William Kuo de la Universidad de Stanford, ha desarrollado un procedimiento para eliminar con éxito el dispositivo. Sin embargo, sigue siendo una habilidad extremadamente especializada, y muy pocos cirujanos están calificados para llevar a cabo este procedimiento de alto riesgo. Según Kuo, "cada paciente con filtro es único y, por lo tanto, el tratamiento debe ser meticulosamente planificado y personalizado para adaptarse al paciente".

Mientras tanto, ha habido un aumento alarmante en el número de pacientes que sufren TVP porque de filtros VCI defectuosos Los fragmentos de metal, o incluso el dispositivo en sí, pueden ingresar al músculo cardíaco, causando una embolia.

Los filtros IVC llegaron por primera vez al mercado en 1979; sin embargo, la FDA tardó más de 30 años en emitir su primera advertencia sobre el dispositivo, solo después de demandas que enumeran lesiones relacionadas con el filtro IVC como una causa de acción comenzó a surgir. Durante ese tiempo, la agencia reguladora recibió informes de 900 sobre lesiones y complicaciones relacionadas con el dispositivo. Al final de 2015, NBC News publicó un informe de investigación que expone el fraude criminal por parte de Fabricante de IVC CR Bard. Ese informe reveló que los ejecutivos de la compañía eran conscientes de los peligros del producto y estaban dispuestos a falsificar documentos para obtener la aprobación de la FDA.