Monsanto obtiene la aprobación gubernamental continua para su resumen de carcinógenos utilizando estudios pagados por Monsanto | Levin Papantonio Rafferty - Bufete de abogados de lesiones personales

Monsanto obtiene Continúa la aprobación del gobierno para sus Utilizando estudios carcinógeno Roundup pagado por Monsanto

El año pasado, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), determinó que glifosato, el ingrediente activo del herbicida Roundup® de Monsanto es un carcinógeno probable. Este hallazgo ha sido reforzado por numerosos estudios científicos que demuestran que el glifosato tiene un efecto perjudicial sobre el sistema endocrino humano (que produce y regula las hormonas). Esto, a su vez, puede conducir al desarrollo de ciertos tipos de cáncer, particularmente de los ganglios linfáticos.

Sin embargo, otros veintinueve estudios llegaron a una conclusión diferente. Esos estudios encontraron que el glifosato no tuvo un efecto significativo en el sistema endocrino humano, a pesar del hecho de que los animales de prueba de laboratorio sufrieron una serie de trastornos después de la exposición. En base a estos hallazgos, la Agencia de Protección Ambiental (EPA) declaró que "no había evidencia convincente" de que el glifosato tuviera algún efecto sobre la salud humana. Los representantes de Monsanto están contentos con estas "evaluaciones de seguridad positivas", mientras que un científico de Monsanto dijo que estaba "feliz de ver que el perfil de seguridad de uno de nuestros productos fue respaldado por una agencia reguladora independiente".

Sin embargo, hay un problema: la "agencia reguladora independiente" en cuestión no es tan "independiente", ni la mayoría de los estudios se utilizaron para justificar sus conclusiones. El pequeño y sucio secreto es que de los treinta y dos estudios considerados, veintisiete fueron financiados o llevados a cabo por la propia industria de herbicidas. Según la mayoría de las definiciones, esto constituiría un claro conflicto de intereses. Irónicamente, los científicos comprados y pagados responsables de los estudios han ignorado convenientemente los resultados que demuestran los efectos perjudiciales para la salud de los animales de prueba, o han encontrado razones para minimizar la importancia de tales hallazgos.

Sin embargo, eso no fue suficiente para la EPA. Los resultados de todos los estudios no se hicieron públicos, y la agencia federal incluso eliminó su propio informe desde su sitio web a principios de mayo. La razón principal por la que el público incluso se ha enterado de la situación es que los periodistas ciudadanos pudieron presentar solicitudes bajo la Ley de Libertad de Información (FOIA).

Ahora que la información sobre la naturaleza carcinogénica del glifosato es cada vez más conocida, la resistencia al uso de Roundup® y herbicidas químicos similares está creciendo. Según una encuesta de la Unión Europea, dos tercios de los europeos quieren que se prohíba la sustancia. Sin embargo, al igual que la EPA en los EE. UU., El Parlamento Europeo está haciendo oídos sordos a sus ciudadanos. Esta semana, el organismo gubernamental aprobó una resolución no vinculante que, de ser implementada, extendería la licencia de Monsanto para comercializar su producto en la UE por siete años adicionales.

Un grupo activista en Escocia, Global Justice Now, está contraatacando. La organización está produciendo etiquetas para botellas de Roundup® que son casi idénticas a la etiqueta del producto real. La diferencia es que estas etiquetas presentan verdades que Monsanto preferiría que el público no viera, incluido el hecho de que "La Organización Mundial de la Salud clasifica este producto como probablemente causante de cáncer" y "Degrada el poder de los agricultores para que las empresas crezcan". Los activistas están actualmente yendo a tiendas de suministros de jardinería y centros de mejoras para el hogar en el Reino Unido, aplicando estas etiquetas en los paquetes que se encuentran en los estantes de las tiendas. Hablando en Glasgow Heraldo, el investigador universitario Steven Rolfe dijo:

Cambiaremos la marca de los productos Roundup en centros de jardinería y tiendas de bricolaje durante las próximas semanas, para que el público pueda ver lo que realmente está comprando. El mensaje de brandalismo resaltará el riesgo de cáncer y nuestras preocupaciones sobre el poder corporativo excesivo en la producción de alimentos.

Aquí en casa, Monsanto continúa luchando contra todos los esfuerzos por exponer su producto a la toxina que es. En diciembre pasado, la compañía contrató a una empresa de consultoría para disputar las conclusiones de la OMS. Monsanto también está demandando al Estado de California para que deje de incluir glifosato en su lista de sustancias que se sabe que causan cáncer. Como siempre, parece que una vez más tomará los afectados por el cáncer debido a Roundup para presentar litigio contra Monsanto y exponer la verdad, y forzar el cambio.