Síntomas, diagnóstico y tratamiento de BIA-ALCL | Levin Papantonio Rafferty - Bufete de abogados de lesiones personales

Síntomas, diagnóstico y tratamiento de BIA-ALCL

Segun los estados unidos Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), para enero de 2020, la agencia gubernamental había recibido 733 informes de dispositivos médicos (MDR) de diagnósticos y tratamientos de linfoma anaplásico de células grandes asociado a implantes mamarios (BIA-ALCL).

El ALCL llegó por primera vez al radar de la FDA en 2011. La agencia emitió un informe en el que instaba a estudiar más a fondo la asociación de la enfermedad con los implantes mamarios. En 2016, el Organización Mundial de la Salud confirmó que los implantes mamarios podrían conducir al desarrollo de linfoma de células T. La falta de datos de ventas de implantes mamarios impidió a la organización especular sobre cuántas personas habían desarrollado BIA-ALCL a partir de sus implantes.

En junio, 2020, el FDA pidió a Allergan, el fabricante de implantes mamarios con texturas de silicona y poliuretano, que retirara sus implantes texturizados BIOCELL, así como expansores de tejido.

Síntomas de BIA-ALCL

Las personas que desarrollan BIA-ALCL pueden experimentar varios síntomas, a menudo de siete a diez años después de recibir sus implantes. La FDA insta a las usuarias de implantes mamarios a que consulten a un proveedor médico si detectan estos síntomas, que podrían incluir:

  1. Hinchazón continua
  2. Masa alrededor del implante mamario
  3. Dolor en la zona del implante.
  4. Ganglios linfáticos agrandados
  5. Fiebre
  6. Erupción cutanea
  7. La pérdida de peso

Un médico puede encontrar que se ha acumulado líquido en el área que rodea el implante mamario. También podría estar presente una cápsula cicatricial gruesa y obvia llamada contractura capsular.

Diagnóstico de BIA-ALCL

Según el Fundación de investigación del linfoma, para diagnosticar BIA-ALCL, el médico solicitará pruebas de imagen mediante ultrasonido o resonancia magnética (MRI). Si los resultados de las imágenes muestran que se está acumulando líquido cerca del implante, es probable que el médico recolecte una muestra del líquido insertando una aguja fina. La muestra se evaluará en busca de una proteína llamada CD30, que se manifiesta en mayores cantidades en las células del linfoma.

En caso de que estas pruebas indiquen la presencia de CD30, el médico analizará otra proteína, la quinasa del linfoma anaplásico (ALK), que facilita el control del crecimiento celular. En los casos de BIA-ALCL, esta prueba de proteínas resultará negativa.

Finalmente, el médico realizará una biopsia. Este procedimiento implica tomar una muestra del tejido del tumor descubierto para su evaluación microscópica. Para determinar el alcance de la propagación y otra información, el médico realizará pruebas adicionales, que incluyen:

  1. Tomografía computarizada (TC)
  2. Los análisis de sangre.
  3. Tomografía por emisión de positrones (PET)
  4. Biopsia de médula ósea
  5. Imagen de resonancia magnética (MRI)

Cómo se trata el BIA-ALCL

Los pacientes que ya tienen implantes BIOCELL pero que no experimentan síntomas de BIA-ALCL no necesitan que se los extraigan, según Recomendaciones de la FDA. Sin embargo, la agencia ha pedido a los cirujanos plásticos que dejen de implantar estos dispositivos.

Sin embargo, en el caso de un diagnóstico de BIA-ALCL, los médicos extirparían el implante, el tumor y cualquier tejido circundante afectado. Si el cáncer se ha diseminado a otras áreas, es posible que se necesiten tratamientos adicionales.

  1. Los medicamentos de quimioterapia podrían usarse para controlar el cáncer atacando las células cancerosas y deteniendo su rápido crecimiento.
  2. La radioterapia podría usarse en un esfuerzo por reducir y eliminar el cáncer.