DOJ presenta demanda contra Walmart por crisis de opioides | Levin Papantonio Rafferty - Abogados de lesiones personales

El Departamento de Justicia presenta una demanda contra Walmart por la crisis de los opioides

El Departamento de Justicia (DOJ) ha presentado una demanda a nivel nacional contra Walmart Inc. Según una demanda civil que presentó el DOJ, las farmacias de Walmart en todo el país despachaban ilegalmente sustancias controladas. En el apogeo de la crisis de opioides recetados del país, Walmart distribuyó ilegalmente dicho medicamento en sus farmacias, según la denuncia.

Walmart podría finalmente pagar multas civiles por miles de millones de dólares por su presunta conducta ilegal, que, según el DOJ, representó cientos de miles de Ley de Sustancias Controladas (CSA) violaciones.   

Estándares establecidos por la Ley de Sustancias Controladas

Con la CSA, todas las sustancias controladas quedaron reguladas por la ley federal existente. Cada fármaco se clasifica en uno de cinco programas, según el potencial de abuso, la seguridad o el riesgo de dependencia y el uso médico de la sustancia.

Farmacias

La CSA también establece reglas de cumplimiento que las farmacias deben seguir antes de surtir cualquier receta para una sustancia controlada, de la siguiente manera:

  1. Un farmacéutico debe confirmar que la receta se emitió con un propósito médico legítimo y en el "curso habitual de la práctica profesional".
  2. El farmacéutico debe respetar los estándares de práctica del farmacéutico profesional, lo que incluye detectar y resolver "señales de alerta".
  3. Cuando una farmacia viola estas reglas, corre el riesgo de recibir sanciones civiles y otras formas de recurso.

Como operador de farmacias, Walmart está sujeto a estas reglas.

Distribuidores

Los distribuidores de sustancias controladas también deben cumplir con los estándares específicos establecidos por la CSA. Específicamente, deben detectar e informar pedidos farmacéuticos sospechosos de sustancias controladas e informar los pedidos que consideren sospechosos. Los distribuidores que no cumplan con estas reglas están sujetos a sanciones civiles.

Debido a que Walmart distribuye sustancias controladas a sus farmacias, la corporación también está sujeta a estas reglas.

Una investigación de varios años

En el transcurso de varios años, el Grupo de Trabajo de Interdicción y Litigio de Recetas (PIL) del DOJ investigó la adhesión de Walmart a la CSA. Descubrieron múltiples violaciones relacionadas con el papel de la corporación como distribuidor mayorista de medicamentos y gerente de las farmacias de sus tiendas.

Específicamente, el Departamento de Justicia ahora acusa a Walmart de surtir a sabiendas recetas que no se emitieron para fines médicos legítimos o en el curso habitual de la práctica médica y fuera de la práctica farmacéutica estándar. Estas recetas se cuentan por miles.

Además, la denuncia plantea preocupaciones sobre el papel del gigante minorista como distribuidor de sustancias controladas. Según el DOJ, aunque Walmart dejó de distribuir sustancias controladas en 2018, no informó las órdenes sospechosas que recibió a la Agencia Antidrogas (DEA). Estos pedidos se cuentan por cientos de miles.

La combinación de violaciones, según el Departamento de Justicia, facilitó una crisis de opioides recetados que rápidamente creció hasta alcanzar proporciones epidémicas.

"La queja de hoy es la culminación de una minuciosa investigación de mi oficina y nuestros colegas del Departamento de Justicia que descubrió años de conducta ilegal que causó un daño incalculable a las comunidades de todo el país, incluso aquí en Colorado", dijo el Fiscal Federal para el Distrito de Colorado Jason R. Dunn, como se cita en un comunicado de prensa del Departamento de Justicia. "Esperamos hacer justicia y responsabilizar a la empresa por su conducta".

Quejas que caen sobre oídos sordos

El personal corporativo de Walmart impidió que los farmacéuticos de su tienda cumplieran con la CSA de muchas maneras, según la afirmación del Departamento de Justicia. Los farmacéuticos fueron presionados por sus gerentes para que se apresuraran en el proceso de surtir recetas y no les informaron ni les autorizaron a cumplir con las reglas de la CSA.

Aunque la política de Walmart obligaba a los farmacéuticos a detectar y resolver las "señales de alerta", la empresa prohibió cualquier negativa a surtir las recetas de los molinos de píldoras. Además, cuando los farmacéuticos identificaron los molinos de pastillas y otros pedidos sospechosos, los informaron a la empresa, sin respuesta.

Las quejas sobre 20 prescriptores que los farmacéuticos enviaron en la cadena de mando incluyen las siguientes citas:

  1. “El 95% de las recetas de este prescriptor son para sustancias controladas”
  2. Recetaron "demasiados [medicamentos] para que los tome una persona"
  3. "Suplir para él es un riesgo que me mantiene despierto por la noche"; "Nuestras preocupaciones caen en oídos sordos"
  4. "Les da a los pacientes lo que quieren y [no] practica la medicina real"
  5. "Siempre escribe cantidades excesivas para todos sus pacientes"
  6. Un "conocido médico de fábrica de pastillas"
  7. "Hay muchas banderas rojas de la DEA presentes"
  8. Surtir recetas de este "molino de píldoras" estaba "poniendo a los farmacéuticos y a Walmart en una mala situación legalmente"
  9. "Los clientes que estaban bajo la influencia me dicen que este médico escribirá lo que quieran"
  10. "No hay forma de que muchos jóvenes de 25 años necesiten entre 120 y 240 oxicodona por mes"
  11. Recetaron "cócteles" y ordenaron a los pacientes que surtieran sus recetas en Walmart

El reclamo del Departamento de Justicia detalla varias señales de alerta evidentes sobre las que no actuó, que incluyen:

  1. Combinaciones peligrosas de opioides
  2. Cócteles peligrosos con opioides / no opioides
  3. Rellenos repetidos de dosis extremadamente altas de opioides
  4. Llenado inusualmente temprano de sustancias de la Lista II

El aparente desprecio de Walmart por las reglas de la CSA, por la tranquilidad de sus farmacéuticos y el bienestar de sus clientes hicieron de la compañía un tema claro de enfoque para las entidades que investigan e intentan resolver la crisis de opioides del país.

Walmart tenía los medios para detectar, marcar la diferencia

Walmart no solo fracasó como administrador de sus farmacias, sino que también se quedó muy corto en su papel como distribuidor de sustancias controladas. Como señala el reclamo del DOJ, estaba dentro de los medios de la corporación masiva detectar problemas con los pedidos de sustancias controladas y ayudar a las farmacias de sus tiendas a tratarlos de una manera segura y ordenada que cumpliera con los requisitos de la CSA.

Habría sido completamente factible para Walmart diseñar un sistema de detección de pedidos sospechosos, poniendo en uso los volúmenes de datos e información que la compañía había acumulado a lo largo de los años. Dicha información incluye datos extensos e invaluables sobre pedidos y patrones de dispensación.

Además, las afirmaciones del DOJ ofrecen evidencia de que Walmart sabía que sus políticas y procedimientos para detectar órdenes sospechosas no estaban funcionando. Aún así, la compañía no corrigió estos problemas.

Walmart podría haber hecho una diferencia, especialmente porque la epidemia de abuso de medicamentos recetados prosperaba más allá del control del país, afirma el Departamento de Justicia. En lugar de cumplir con los estándares y protocolos de la CSA, pasos que podrían haber permitido una respuesta oportuna a una conducta ilegal, la corporación optó por llenar sus bolsillos, llenando orden tras orden de opioides y combinaciones de drogas peligrosas y echando gasolina al fuego del abuso, la adicción, y muerte.

Walmart niega responsabilidad

Walmart emitió su respuesta a la demanda del Departamento de Justicia el 22 de diciembre de 2020. La "línea de la empresa" es que "Walmart está ayudando a combatir la crisis de los opioides". La compañía protesta contra las acusaciones del DOJ, diciendo que la demanda representa las tácticas del DOJ para echar la culpa por las deficiencias de la DEA en la vigilancia de los médicos autorizados a recetar opioides.

Walmart sugiere además que al convertir a los farmacéuticos en “médicos policías”, el Departamento de Justicia está obligando a los prescriptores a colocarse entre los médicos y sus pacientes, una práctica prohibida por los reguladores federales y estatales.

Afirman además que los pacientes ahora se quejan de que las farmacias se niegan a surtir los pedidos de medicamentos que necesitan los pacientes. La situación pone a Walmart y otras farmacias en una situación de “maldito si lo hacen, maldito si no lo hacen”, donde cualquier decisión que tomen los farmacéuticos presenta su propio conjunto de riesgos. Un ejemplo del resultado de tales decisiones es el demanda colectiva presentada contra CVS, Walgreens y Costco por no surtir las recetas de opioides de los pacientes.

La compañía afirma que las acusaciones del Departamento de Justicia están plagadas de inexactitudes, que Walmart contrarrestará con su propia evidencia en la corte.

Cómo se desarrolló

El Fiscal Federal para el Distrito Este de Carolina del Norte, Robert Higdon Jr., habló sobre los escombros que la adicción a los opioides ha causado en innumerables comunidades en todo el país. Ofreció un ejemplo desde su posición como fiscal de cómo la corporación jugó y habilitó la crisis de los opioides.

Según Higdon, su oficina procesó a un médico por distribución ilegal de opioides. El hombre fue declarado culpable por un jurado y sentenciado a 20 años de prisión. Según se informa, el médico instruyó específicamente a sus pacientes para que tuvieran sus recetas de opioides en Walmart. A pesar de los numerosos informes de los farmacéuticos de Walmart que alertaron a las empresas sobre las recetas sospechosas, Walmart no tomó ninguna medida.

Sanciones potencialmente masivas

Walmart podría pagar un alto precio por sus acciones. Si el DOJ tiene éxito en establecer la responsabilidad de la corporación por sus violaciones a la CSA, podría costarle a la compañía hasta $ 67,627 por cada receta que llenó ilegalmente y $ 15 por cada orden sospechosa no reportada.

"El uso indebido de analgésicos recetados es una crisis de salud pública", comentó el fiscal federal del distrito de Delaware, David C. Weiss, en el comunicado de prensa del Departamento de Justicia. “Los registrantes de la DEA deben entender que la licencia es un privilegio, no un derecho. Siempre que se abuse de ese privilegio, ya sea por el proveedor local más pequeño o por la cadena nacional más grande, nuestra oficina y el Departamento de Justicia tomarán todas las medidas necesarias para hacer cumplir la ley y mantener al público seguro ".

Hacer responsables a las farmacias

La Fiscal Federal para el Distrito Medio de Florida, María Chapa López, está ansiosa por responsabilizar a Walmart por su papel en alimentar el problema de los opioides en la nación.

“La crisis de los opioides ha cobrado un costo humano catastrófico en los residentes de nuestro distrito y en nuestro país”, explicó López en el comunicado de prensa del DOJ. “Las cadenas de farmacias nacionales deben cumplir con sus obligaciones legales al dispensar y distribuir estos poderosos medicamentos. La presentación de esta queja en colaboración con el Departamento de Justicia y otras Fiscalías de los Estados Unidos demuestra nuestro firme compromiso de hacer cumplir estos requisitos legales críticos ".

Los abogados de la Rama de Protección al Consumidor de la División Civil del Departamento de Justicia y de las Fiscalías de los Estados Unidos para el Distrito de Colorado, Distrito de Delaware, Distrito Este de Carolina del Norte, Distrito Este de Nueva York y Distrito Medio de Florida representarán a los Estados Unidos. en esta demanda nacional.