PFAS en productos de uso diario puede dañar a las mujeres embarazadas y sus bebés | Levin Papantonio Rafferty - Abogados de lesiones personales

Los PFAS en los productos de uso diario pueden dañar a las mujeres embarazadas y a sus bebés

En 2016, los residentes de Hoosick Falls, Nueva York, se enteraron de que durante años habían estado bebiendo agua contaminada con ácido perfluorooctanoico (PFOA). Una residente, Nikki Aldrich, llevó a sus dos hijos durante este período de contaminación.

La familia Aldrich fue entrevistada por un periodista con The New York Times después de recibir los resultados de sus análisis de nivel en sangre de ácido perfluorooctanoico (PFOA). Sus resultados mostraron que los niveles sanguíneos de PFOA para el hijo de seis años y la hija de cuatro de la familia eran más de 50 veces superiores al promedio nacional.

Ambos niños ahora están enfermos con enfermedades que se han relacionado con PFOA, según Loreen Hackett, la abuela de los niños.

Vínculos del PFOA con problemas en mujeres embarazadas

Los científicos han estado estudiando los efectos generalizados del PFOA en la salud de los seres humanos. Ahora creen que estos "químicos permanentes" podrían dañar a las mujeres embarazadas y a sus fetos en desarrollo al interferir con los reguladores genéticos y las hormonas que controlan la inmunidad y el metabolismo, dos de las funciones más críticas del cuerpo humano, según un estudio reciente publicado en Salud ambiental en la vida temprana (Agosto 2020). 

Los riesgos adicionales de PFOA durante el embarazo incluyen la alteración de las hormonas tiroideas tanto en el feto como en la madre. Estas hormonas supervisan no solo el crecimiento y el metabolismo, sino también el desarrollo del cerebro. La inmunidad del cuerpo también se ve afectada por cualquier cambio en las hormonas tiroideas.

Estos riesgos pueden generar efectos a largo plazo tanto en el bebé como en la madre. Específicamente, la investigación indica que las madres que soportan la exposición al PFAS durante el embarazo sufren un mayor riesgo de preeclampsia (una forma de presión arterial alta) y diabetes gestacional. Los riesgos para los bebés expuestos a PFAS incluyen bajo peso al nacer (relacionado con un crecimiento anormal en el útero). Más adelante en la vida, también pueden sufrir infecciones y obesidad infantil. 

Más sobre PFOA y PFAS

Los Estados Unidos Agencia de Protección del Medio Ambiente dice que las sustancias perfluoroalquilo y polifluoroalquilo (PFAS) y el PFOA comprenden sustancias químicas artificiales que se utilizan principalmente en la fabricación de una variedad de productos en todo el mundo. La gente se refiere a ellos como "sustancias químicas permanentes" porque no se degradan en el medio ambiente, ni en el cuerpo humano, y se acumulan durante un período de tiempo.

Según la EPA, los PFAS existen en:

  1. Productos comerciales para el hogar:  ollas y sartenes antiadherentes, telas, pinturas, abrillantadores, espumas contra incendios y ceras que repelen las manchas y el agua
  2. Comida: Los artículos de abarrotes y de comida rápida empaquetados en materiales que contienen PFAS se procesan utilizando equipo que consiste en PFAS o se cultivan en suelo o agua contaminados con PFAS.
  3. Agua potable: Fuentes de agua locales vinculadas con una instalación específica de fabricación, tratamiento de aguas residuales, capacitación de bomberos o vertedero.
  4. Lugar de trabajo: generalmente instalaciones industriales o de producción que utilizan PFAS (fabricación de productos electrónicos, recuperación de aceite, cromado)
  5. Organismos vivos: humanos, animales y peces en los que se acumulan PFAS con el tiempo

Poder de permanencia

Debido a que estos químicos persisten en el medio ambiente y en el cuerpo humano, casi todos en el planeta han estado expuestos. PFAS se concentrará en la leche materna y la sangre. Un estudio de 2013 publicado en Entorno Internacional mostró que se analizaron 21 PFAS en 99 muestras de tejidos de autopsia humana.

Demandas

Demandas contra fabricantes culpables de las contaminaciones de PFAS que causan enfermedades graves se han disparado. Revisión de la ley nacional informó que los legisladores en el estado de Michigan, particularmente afectados por PFAS y los productos químicos para siempre, extendieron el plazo de prescripción para llevar las reclamaciones de PFAS a seis años después de que comience la remediación. También propusieron otro proyecto de ley que tiene como objetivo activar el estatuto de limitaciones en la fecha en que se supo o debería haberse sabido que había ocurrido la contaminación, en lugar de en la fecha en que se liberaron los productos químicos.