Monsanto Roundup Lesiones por cáncer: los pobres y los hispanos son los que más sufren | Levin Papantonio Rafferty - Bufete de abogados de lesiones personales

Lesiones de cáncer de Roundup de Monsanto: Los pobres y los hispanos están sufriendo más

Cada vez más, la sociedad está llegando a la conclusión ineludible de que las cuestiones relativas a la raza, la justicia económica, la salud y el medio ambiente están inextricablemente vinculadas. Esto se ilustra en un informe del Centro para la Diversidad Biológica, el cual encontró que más de la mitad de los herbicidas que contienen glifosato usados ​​en California son pulverizados en los ocho condados más pobres del estado. Además, la mayoría de las personas (53%) que viven y trabajan en estos condados son hispanos.

El informe, titulado "Lost in the Mist", fue publicado en noviembre de 2015. En ese momento, el análisis del Centro mostró que dos años antes, se estimaba que se utilizaban 88 libras de glifosato en cada milla cuadrada de tierras de cultivo en los condados en cuestión, seis de las cuales están ubicadas en el Valle Central de California.

Eso equivale a 54% de todo el glifosato utilizado en el estado. En ese momento, un científico del personal del Centro lo describió como "una tendencia inquietante donde las comunidades pobres y minoritarias viven desproporcionadamente en regiones donde se rocía glifosato". A la luz de la creciente evidencia de la peligrosos riesgos para la salud asociado con el glifosato, el científico, el Dr. Nathan Donley, señaló que "California no puede, en conciencia, seguir permitiendo que estas comunidades paguen el precio de nuestra excesiva dependencia de los pesticidas [sic]".

El exceso de confianza lo expresa moderadamente. Desde su introducción en los 1970, el uso de glifosato ha aumentado exponencialmente. Al mismo tiempo, esto ha llevado a la evolución de "supermalezas" resistentes al glifosato, que a su vez causan que los agricultores aumenten su uso del herbicida, lo que resulta en una espiral ascendente.

Mientras tanto, los trabajadores agrícolas que han sufrido cáncer, lesiones neurológicas y otras enfermedades atribuible a la exposición al glifosato comenzó a entablar demandas contra el fabricante de Roundup Monsanto en septiembre 2015, solo seis meses después de que la Organización Mundial de la Salud anunciara que clasificaría al glifosato como "probablemente carcinógeno para los humanos".

Desde ese tiempo, más de 700 demandas adicionales han sido presentadas. De acuerdo con el prominente abogado ambientalista Robert F. Kennedy Jr., quien actualmente representa a los demandantes de 136 en un caso presentado en St. Louis, ese número eventualmente podría llegar a 3,000 o más. Él dice: "Traemos la demanda para abordar las lesiones que han sido causadas por Roundup y glifosato principalmente a agricultores y trabajadores agrícolas", pero agrega que las personas que mantienen huertos caseros también pueden verse afectadas.

Mientras tanto, los trabajadores agrícolas latinos no son las únicas personas de bajos ingresos que se ven afectadas por el glifosato. Un artículo reciente en The Capital Times de Madison, Wisconsin, informó que el uso de pesticidas y herbicidas en los parques públicos y espacios verdes de la ciudad se ha "salido de control". La activista ambiental Maria Powell señala: "Es una situación de justicia ambiental, porque tienes una muchos niños, muchos niños de minorías, muchos niños de bajos ingresos, y nadie se molesta en informarles ni a ellos ni a sus padres de que estos químicos se han usado allí y deben mantenerse alejados ".

A pesar de la poderosa evidencia de la toxicidad del glifosato, el aumento de la resistencia por parte de los gobiernos locales y las comunidades y el creciente número de demandas, Monsanto y sus doncellas en la Agencia de Protección Ambiental siguen defendiendo el producto. La cuestión de si podrán mantener su defensa de un producto indefendible se responderá en los próximos meses a medida que los casos lleguen a los jueces y jurados.